El grupo del Programa de Alimentos, de la Secretaría de Salud y Ambiente de Bucaramanga, entregó recomendaciones a los consumidores de pescado para que, previo al comienzo de Semana Santa, identifique el producto y lo consuma en buenas condiciones.

Fotografía: archivo/ Prensa Alcaldía de Bucaramanga


Héctor Cáceres, referente del Programa de Alimentos de la Secretaría de Salud y Ambiente de Bucaramanga

Descargar audio


Desde la Central de Abastos, que es el lugar a donde llegan grandes cantidades de pescado, el grupo de alimentos hace la respectiva tarea de vigilancia, inspección y control para garantizar que el producto que salga de allí, para la venta, conserve las propiedades organolépticas, explico Héctor Cáceres, referente el Programa de Alimentos de la Secretaría de Salud municipal.

Si va a comprar pescado, tenga en cuenta  las siguientes características:

  • Las agallas deben estar de color rosado. El comprador debe estar atento, porque vendedores inescrupulosos utilizan sangre de res para engañar sobre el verdadero estado del producto.
  • Los ojos del pez deben estar brillantes
  • Las escamas deben estar adheridas a la carne del pez. Con brillo metálico, no viscosa.
  • En cuanto a la carne, debe ser firme y elástica al tacto. Adherida a los huesos. Que no se desprendan al ejercer presión con los dedos.
  • Que las características organolépticas de color, olor y sabor no deben estar alteradas. El pescado debe presentar un olor agradable y, si tiene un olor a amoniaco, no comprarlo porque podría estar en una situación de descomposición.

Teniendo en cuenta que es una fecha de gran consumo de pescado, la Secretaría de Salud y Ambiente, junto a la Policía Ambiental, visitará las 17 comunas de la capital santandereana priorizando las plazas de mercado, Central de Abastos y expendios de este alimento.

El referente de alimentos de la Secretaría de Salud alertó a la comunidad para que no compre pescado ofrecido por vendedores ambulantes. Recomendó sitios seguros, debidamente establecidos con sus permisos y equipos de refrigeración.

“Cuando uno compra en vía pública, no está comprando calidad. Evite perder su dinero o que el producto afecte la salud de las personas”, reiteró.

 

Por: Édgar A. Sánchez

Ir al contenido