El propósito es consolidar una red de alumbrado público inteligente, basado en sensórica y dispositivos interconectados.

Fotografía: Prensa Alcaldía de Bucaramanga


Carlos Saúl Hernández, coordinador de la Oficina de Alumbrado Público

Descargar audio


Con la utilización de desarrollos tecnológicos, se quiere escalar a nuevos servicios para medir consumos, detectar fallas, hacer georreferenciación, interoperabilidad y ciberseguridad, entre otros aspectos.

“Nosotros estamos modernizando la iluminación, pasando del sistema de sodio a Led, que nos da una gran facilidad para poder conectar elementos orientados a ellos (la inversión ascendería a los $45 mil millones). Podemos medir con sensores sin necesidad de hacer infraestructura adicional”, sostuvo Carlos Saúl Hernández, coordinador de la Oficina de Alumbrado Público.

 Es de anotar que diversos dispositivos como sensores, redes de comunicación, capacidad de almacenamiento, procesamiento de información y plataformas de gestión de soluciones, permiten mejorar la presentación de los servicios de la ciudad.

“Ya tenemos puntos en cada luminaria para instalar sensores (33.000) y poder enviar los datos generados a un centro integrado de control, a través de una gran big data, que nos permita hacer gestiones inmediatas y ser un a Ciudad Inteligente”, agregó Hernández.

Los datos precisos, georreferenciados y recogidos en tiempo real son fúndameles para tomar medidas acertadas y focalizar atenciones a la población.

Actualmente existe 3.000 luminarias telegestionadas ubicadas en la carrera 27, la diagonal 15, la vía Puerta del Sol – Cenfer y el tramo de Centroabastos – Café Madrid.

 

Por Félix Cristancho

Ir al contenido