La Corte Constitucional de Colombia revisará las acciones de tutela del funcionamiento de El Carrasco, que hoy se proyecta como un parque tecnológico para el aprovechamiento de los residuos sólidos.

Fotografía: Jhon Garzón, Prensa Alcaldía de Bucaramanga
Descargue audios: César Castellanos, secretario jurídico de la Alcaldía de Bucaramanga
Helbert Panqueva, gerente de la Empresa de Aseo de Bucaramanga

El manejo de las basuras del Carrasco ha cambiado, hoy las razones que dieron origen a su cierre ya no persisten. “Impulsaremos desde la presidencia de Asocapitales el Proyecto de Ley que reglamente el manejo de residuos con nuevas tecnologías y establezca parámetros y responsabilidades para crear nuevos rellenos sanitarios. El cambio climático es ahora y el planeta nos necesita”, afirmó Juan Carlos Cárdenas, alcalde de Bucaramanga y presidente de Asocapitales.

Lea más: “El Carrasco tiene capacidad para disponer residuos durante los próximos 10 años”: Juan Carlos Cárdenas

Hace 13 años, en 2011, una sentencia judicial ordenó el cierre de El Carrasco cuando era un botadero de basura a cielo abierto que contaminaba las fuentes hídricas por el vertimiento de lixiviados, que generaba malos olores y concentraba hasta cinco mil gallinazos. 

«Cerrar el Carrasco en cumplimiento de la orden judicial generaría una gran crisis ambiental por acumulación de basuras en las calles. No obstante, el Carrasco hoy atraviesa por su mejor momento en el adecuado manejo ambiental y tiene capacidad para seguir recibiendo residuos sólidos», indicó César Castellanos, secretario jurídico de Bucaramanga.

Si bien la Alcaldía de Bucaramanga y la Emab han buscado otro sitio para disponer los residuos sólidos, que permita cumplir la orden judicial del cierre; la capital santandereana no cuenta con un lote apto para construir otro relleno sanitario.

“El Carrasco se ha transformado técnicamente. Hoy es totalmente diferente a lo que era hace 13 años, el problema del Carrasco no es un problema técnico, es un problema jurídico; y estamos seguros que con la revisión de la Corte lo vamos a solucionar”, aseguró Helbert Panqueva, Gerente de la Emab.

Opciones que han resultado de la búsqueda:

  1. Aumentar la vida útil del Carrasco, ya que según estudios técnicos de la Emab, El Carrasco tiene capacidad por al menos 10 años más.
  2. Trasladar los residuos a Lebrija. El Área Metropolitana de Bucaramanga contrató a la UIS para buscar alternativas y concluyó que en Lebrija existe un lote apto para construir el relleno sanitario, pero la comunidad y la mayoría de concejales de Lebrija se oponen al proyecto.
  3. Trasladar los residuos a Girón. Veolia planea construir un relleno en la vereda Chocoa pero la obra fue suspendida por una orden judicial, pues al parecer amenaza las fuentes hídricas. La comunidad y la Alcaldía de Girón se opusieron al proyecto

Frente a esta situación, el magistrado Jorge Ibáñez, de la Corte Constitucional le pidió a la misma Corte revisar las tutelas que buscan tumbar la decisión judicial del cierre definitivo de este relleno sanitario, que por más de 40 años ha recibido las basuras de Bucaramanga y del 70% de Santander.

Ir al contenido