Todos los días llega a las 7:30 a.m. a su lugar de trabajo, agarra su rastrillo y escoba para realizar la limpieza correspondiente del espacio público. Rubiela hace parte de los 210 operarios de la Empresa de Aseo Municipal, EMAB, que cuidan los parques de la ciudad, en este caso el Bosque Encantado.

Fotografía: Félix Cristancho / Prensa Alcaldía de Bucaramanga


Descargue audio: Rubiela Rojas, operaria de la EMAB 


El escenario es como si fuera su casa.  Dice que su conservación es una muestra de su esfuerzo permanente y además contribuye, gracias al sueldo que gana por su labor, a sacar a adelante a su hija de 14 años. Vive en el barrio Olas Bajas (Norte de Bucaramanga) y a pesar de las dificultades, que se registran en estos tiempos de pandemia, siempre tiene una sonrisa para recibir a los visitantes.

Mi labor es mantener el parque limpio. Barrer, desmalezar y regar agua hacen parte de mis funciones. Ya voy a cumplir año y medio como operaria de la EMAB. Me siento muy orgullosa y agradecida por la oportunidad que me dieron (el sueldo es de $911 mil)”, expresó Rojas.

Le pide a la comunidad querer este nuevo sito y arrojar la basura en las canastas dispuestas. Además, cuando saquen a pasear a los perros, recoger el excremento. La cultura ciudadana estimula una mejor calidad urbana.

“Yo les digo que cuiden el lugar, cuando tienen malos comportamientos, pero algunas personas se disgustan. Aunque la mayoría me felicita mi trabajo. Hago todo lo posible para que la gente lo disfrute”, agregó la ‘parquera’.

Con sol o lluvia siempre cumple su responsabilidad y sin parar reivindica, defiende y protege lo púbico. Cabe recordar que la Alcaldía Municipal destinó $4.677 millones para mantener relucientes, durante todo el año, los 244 parques y zonas verdes con los que cuenta la capital santandereana. ¡Gobernar es Hacer!  

Por Félix Cristancho

Ir al contenido