La capital santandereana ya superó el pico y ahora está en una fase de meseta. El 88% de las personas contagiadas durante la pandemia ya se han recuperado.

Fotografía: Archivo Prensa Alcaldía de Bucaramanga.


Descargar audio: Nelson Helí Ballesteros Vera, secretario de Salud de Bucaramanga. 


Estable y cada vez más alentador es el panorama que afronta Bucaramanga frente a la pandemia por Covid-19 tras haber superado el pico. Los recuperados ya alcanzan el 88%, la ocupación UCI se redujo alrededor del 60%, el número de nuevos contagios sigue en descenso y la estrategia PRASS continúa cortando las cadenas de contagios en las 17 comunas de la ciudad.

Nelson Helí Ballesteros Vera, secretario de Salud del Municipio, reveló que de los 16.181 casos de coronavirus confirmados hasta el 21 de octubre, 14.340 superaron el virus. 1.169 aún siguen activos.

Hemos hecho más de 62 mil pruebas desde que empezó la pandemia y tenemos una tasa de contagio de 2.663 habitantes por cada 100 mil habitantes; también hemos hecho más de 10 mil pruebas por cada 100 mil habitantes, mejorando mucho este aspecto y colocándonos a la par con ciudades como Medellín y Cali”, manifestó el funcionario del Gobierno Local.

Parte de estos buenos indicadores se debe a la Búsqueda Activa Comunitaria que adelanta la Administración Municipal, de la mano con las EPS, en el marco de la estrategia PRASS (Pruebas, Rastreo y Aislamiento Selectivo Sostenible). Más de 25 barrios han sido intervenidos y se han cortado 818 cadenas de contagio luego de detectar tempranamente el virus.

Desafortunadamente la pandemia ha cobrado la vida de 668 bumangueses, de los cuales el 78% eran personas mayores de 60 años.

En lo que respecta a ocupación UCI, la tendencia sigue estando a la baja. Actualmente hay una ocupación del 60% (incluyendo patologías distintas al virus) y una disponibilidad del 40%.

Estas cifras lo que nos habla es que definitivamente estamos en una fase de meseta, de tranquilidad, en cuanto a número de casos nuevos, número de pacientes que requieren UCI y de fallecimientos”, agregó.

Aunque el Instituto Nacional de Salud había pronosticado que el pico en la capital santandereana se daría a mediados de octubre, de acuerdo con el análisis epidemiológico del Municipio, este se habría dado entre la última semana de julio y las dos primeras de agosto.

Pero más allá de esta estabilidad en la que se encuentra la ciudad, el jefe de la cartera de Salud hizo el llamado a la ciudadanía a no bajar la guardia con las medidas de autocuidado, pues el riesgo de un rebrote está latente.

Por: Daniel Quintero Duarte

Ir al contenido