Actualmente 14 instituciones educativas oficiales se beneficien con 2.200 equipos de Computadores para Educar, lo que permite a los estudiantes disminuir la brecha de la desigualdad tecnológica en casa.

Fotografía: Shamir Hernández/Prensa Alcaldía de Bucaramanga


Descargar audios: Carlos Andrés Durán Jiménez, estudiante IE La Juventud  / Jennifer Tatiana Guerrero Torres, estudiante IE La Juventud


“Gracias a este computador que me dieron en el colegio para estudiar en casa, ahora estoy al día con mis tareas”. Fueron las palabras de Carlos Andrés Durán Jiménez, estudiante de la institución educativa La Juventud, quien destacó la importancia que ha sido tener en casa un computador.

El estudiante de grado décimo grado salió beneficiado con este programa de Computadores para Educar, y confiesa que sufría cada semana entregando los trabajos a sus profesores y algunas cosas no las podía cumplir.

Con esta situación la rectora de la institución La Juventud, Ilse Eugenia Ramos, decidió entregar uno de los equipos tecnológicos a su estudiante.

Con el equipo en casa, el joven de 17 años desde hace un mes hace las tareas. “Tengo todos los beneficios para hacer los trabajos en Word, y todo ha mejorado para entregar las guías y estar a tiempo en las clases virtuales”, explicó satisfecho.

Mientras atiende las tareas, Carlos Andrés se comunica con un docente en las sesiones virtuales para recibir información y plantear algunas inquietudes. Cerca de él, su mamá, Melba Jaimes, agradece a la alcaldía y a Computadores para Educar por el beneficio que le brindaron a su hijo.

“Quiero que mis hijos me superen y salgan adelante. Estoy satisfecha por todo el apoyo que recibe en su colegio”, dijo.

Fotografía: Shamir Hernández/prensa Alcaldía de Bucaramanga

En otro sector de la ciudad, en el asentamiento humano Villa Mercedes, reside Jennifer Tatiana Guerrero Torres, una joven de 16 años del grado 11 de la misma institución, ella, al igual que Carlos, fue privilegiada con el equipo tecnológico que le facilitó el colegio.

“Este computador me ha servido mucho para avanzar con mis tareas y entregar a tiempo mis proyectos”, sostuvo la joven, quien recordó cómo al inicio de clases en casa, con mucho sacrificio, debió entregar los trabajos y las guías con letra a mano. “Con el equipo pude mejorar calidad de vida y estar tranquila”.

Con estas dos historias de vida, de la institución educativa La Juventud, la Alcaldía de Bucaramanga busca que más niños y jóvenes continúen con el proceso escolar en casa, sin impedimentos y con grandes beneficios.


¡Sigámoslo haciendo bien con la educación en casa!


Por: Édgar A. Sánchez

Ir al contenido