CIUDAD NORTE — CIUDAD JARDIN

Desde los años cincuenta, el norte de la ciudad fue predestinado para ubicar la vivienda para ‘los pobres”. Allí fueron enviados los primeros asentamientos con ‘política de reubicación de tugurios”, un programa auspiciado por el Municipio, la Quinta Brigada y el Instituto de Crédito Territorial (ICT) en el Barrio San Cristóbal y Regadero Norte. La ubicación de estas dos urbanizaciones, produjo un efecto de arrastre que estimuló los asentamientos informales sobre la ladera, dinámica que se ha reproducido a lo largo de más de medio siglo.

En los años ochenta, ante la escasez de suelos para vivienda de interés social en el sur, se retoma la idea de ubicar proyectos del ICT en el norte, pero esta vez sobre suelos inestables, con remoción en masa, como Villa Rosa y Villa Helena entre otros. Construir casas pero no ciudad ha sido desde siempre el problema del norte. El Estado ha contribuido en gran medida al resultado urbano de esta zona de la ciudad.

Este gobierno ha interpretado este fallo histórico y se propone intervenir de manera decidida en su reconstrucción integral.

Para planificar la intervención, se formulará un Plan Integral Zonal, una estrategia que permite hacer una lectura transversal y multidimensional del territorio, en este caso de zonas urbanas concretas (Zona Norte) basado en los principios de visión estratégica del territorio, planeación y atención integral, articulada interinstitucional y participación social y democrática en la planificación y sostenibilidad; en el que se actúa con criterios de economía, costa-eficiencia, marcos legales y normativas, visión urbana regional y por sobre todo, de equidad social.

Dentro de este Plan se adelantará la construcción de parques lineales en el Río de Oro y en el Río Surata: el desarrollo del parque de la quebrada La Esperanza y su entorno, recuperación paisajística del Parque Metropolitano del Norte sobre la escarpa de la meseta del municipio; la recuperación de la estación Café Madrid y sus alrededores; la remodelación de la infraestructura escolar y de salud; la edificación de un nuevo Colegio; la apertura del Parque recreativo en el Antiguo Club de los Ferrocarriles; la construcción de escenarios deportivos y el mejoramiento de la infraestructura de la Casa de Justicia; entre otras intervenciones del espacio público (plazas, parques, zonas de protección y andenes) y de la infraestructura social y comunitaria.

Así mismo, impulsará la gestión y participación en la Concesión Zona Metropolitana de Bucaramanga ZMB, para la construcción de la doble calzada de la vía la Virgen –la Cemento, y el desarrollo de otra infraestructura de transporte, así coma la posible implementación de escaleras eléctricas que permitirían mejorar la movilidad de las comunas 1 y 2 y permitir el ingreso de las rutas de Metrolínea.

Esta intervención física se acompaña de una intervención social en la búsqueda de transformar el imaginario de ciudad de sus habitantes, para hacerlos protagonistas y líderes de su propio desarrollo, a través de la priorización en las intervenciones sociales y de la intervención articulada e integral de todas las instituciones del Estado y de la sociedad civil. Así se logra, no sólo la apropiación de los nuevos equipamientos sociales, si no la transformación social para integrarlos en la vida democrática con el ejercicio pleno de sus deberes y derechos coma ciudadanas y ciudadanos.